Skip to main content

Esta Navidad va a ser diferente, eso seguro, pero ¿por qué todo el mundo da por hecho que va a ser peor? Porque, al fin y al cabo, esto depende de cada una de nosotras, siempre y cuando no estemos viviendo una situación complicada en nuestro entorno, claro. Es cierto que no nos podremos reunir con toda la familia, que faltarán los abrazos, los besos y las largas sobremesas… Pero si nos paramos a reflexionar es por una buena causa: proteger a los que más queremos. Y seguro que habrá tiempo para juntarse todos y que la celebración sea aún más sonada, sea en mayo, julio o septiembre.

Así que, ya que van a ser unas fiestas de cierta introspección, ¿por qué no aprovecharlo? Siempre es una buena época para hacer balance, para cuidarse a una misma, para reflexionar sobre lo bueno que ha sucedido este año (seguro que ha habido cosas a destacar) y para seguir fortaleciendo el cambio iniciado hacia un consumo más consciente, responsable y de proximidad.

Este año hemos visto cómo algunas de las semillas del cambio que llevamos años plantando han empezado a brotar. También que cada vez somos más las que estamos dispuestas a practicar el #yoregalotalentolocal. Y todo esto ya nos parecen unos súper motivos para celebrar esta Navidad.

Y cuando llegue Nochevieja será el momento, como siempre, de pensar en los buenos propósitos para el 2021. Siempre se suelen escoger deseos muy personales, como hacer más deporte, dejar algún vicio o empezar una dieta. Esta vez, sin embargo, estaría bien añadir en esta lista de deseos algo de carácter más colectivo. En pleno confinamiento se dijo que “saldríamos mejores de esta situación”. ¿Por qué no intentamos que esta predicción se cumpla de verdad en 2021?

En nuestra mano está construir una sociedad que ponga las personas y el medioambiente por delante de los beneficios económicos. Que las prisas sean substituidas por las cosas bien hechas, que el ‘yo primero’ se convierta en ‘lo que sea mejor para todos’ y que los precios bajos no tengan más valor que los derechos laborales. Si algo nos ha enseñado este año es que tenemos capacidad de adaptarnos a situaciones que a priori parecían imposibles. Adaptémonos entonces a crear y colaborar de forma colectiva por un mundo mejor.

Si te gustaría de verdad vivir unas fiestas más conscientes, aquí tienes algunas ideas para hacerlo:

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo para que el mensaje de #yoregalotalentolocal llegue a más gente!

Leave a Reply