30, 40, 50% y más. Estos son los números que estos días se han convertido en los protagonistas de muchos escaparates. Y es que los árboles y los adornos navideños han dejado paso ya a los carteles rojos que anuncian el inicio de las rebajas, ese periodo de descuentos masivos en el que se nos impulsa al consumo compulsivo y cero reflexivo. Pero en nuestra misión de ayudarte a ser una consumidora consciente PRO, aquí van una serie de tips para practicar unas rebajas conscientes, alternativas, sostenibles y de proximidad.

El origen de las rebajas

Como ya es habitual, Estados Unidos es la cuna de esta época de descuentos. Empezaron hace un siglo, hacia la década de los años 20, pero en España no llegaron hasta 1940. Fueron El Corte Inglés y las desaparecidas Galerías Preciado los que instauraron esta campaña en nuestro país para incentivar el consumo. Desde entonces, las rebajas se han convertido en una cita obligada para los ‘caza-gangas’ ya que salen en busca de las mejores ofertas.

Las rebajas y la moda

Si bien durante las rebajas encontramos descuentos en prácticamente todos los sectores, la moda, el calzado y los complementos son los que se llevan la palma. Especialmente, las que ofrecen las grandes multinacionales del ‘fast fashion’, con descuentos súper llamativos que nos empujan a ese consumo impulsivo.

La moda en cifras

Cada año se producen en el mundo más de 100 mil millones de prendas de ropa, la mayoría de ellas en el sud-este asiático en países como Vietnam, India o Cambodja, entre otros. La industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta, detrás de la del petróleo, ya que las grandes cadenas han pasado de ofrecer dos colecciones al año a hacer más de 20 con prendas que venden a precios irrisorios.

Las consecuencias del ‘fast fashion’

Como te puedes imaginar, esto tiene unas consecuencias devastadoras para el planeta y para las personas. Y es que para vender prendas a 5€ y ofrecer un descuento de hasta el 50% durante las rebajas y seguir ganando dinero, el sistema de producción tiene que ser de todo menos responsable: Materiales de mala calidad que hacen que la vida útil de las prendas sea de tan solo unos lavados, tintes y productos que contaminan el planeta y salarios indignos para los trabajadores que las coses.

La misión de las rebajas

Impulsadas por el ‘fast fashion’ y el ‘low cost’, su objetivo es claro: Liquidar el stock sobrante para poder hacer espacio para las nuevas colecciones. Y es que estos dos modelos se basan en la superproducción y la sobreexplotación de los recursos y de la mano de obra.

Por eso, ofrecen grandes descuentos. Porque necesitan seguir alimentando esta práctica cero sostenible con el planeta y las personas.

Tú, como consumidora consciente, puedes decir no a estas prácticas apostando por las rebajas sostenibles, conscientes y de proximidad.

Qué son las rebajas conscientes

Son aquellas en las que pones los 5 sentidos para evitar ser arrastrada por los cantos de sirena de los descuentos desorbitados y acabar con el armario lleno de prendas, complementos y zapatos que no necesitas. Son las que apuestan por la calidad antes que por cantidad, son las que apoyan a las pequeñas marcas, son las sostenibles y de proximidad. En definitiva, son aquellas en las que tu compromiso y conciencia son fundamentales para poderlas llevar a cabo.

Las pequeñas marcas y las rebajas

Como te puedes imaginar, las rebajas ‘made in fast fashion’ pueden poner entre la espada y la pared a muchas pequeñas marcas que, en esta época, se ven debaten entre rebajar o no sus precios. ¿Pero es asumible para ellos descuentos del 30, 40 0 50%? No. ¿Por qué? Porque su sistema de producción nada tiene que ver con la producción en masa ya que apuestan por la producción a pequeña escala o sin stock, porque producen en nuestro país y porque utilizan materia prima de alta calidad. Y todo esto tiene un coste real que nada tiene que ver con el que nos han acostumbrado las grandes multinacionales del ‘low cost’.

Tips para practicar unas rebajas conscientes

1. Revisa tu armario

¿Sabías que, según varios expertos, solo usamos el 30% de la ropa que tenemos en nuestro armario? Eso significa que es posible que todavía tengas piezas por estrenar o que has usado muy pocas veces.

2. Haz un lista

Si no quieres comprar por comprar y dejarte llevar por la fiebre consumista, antes de salir a la calle para ir de rebajas, haz una lista con aquellas prendas que realmente necesitas. De esta forma, mantendrás a raya el impulso de gastar.

3. Apuesta por marcas de proximidad

En el directorio de #yoregalotalentolocal encontrarás un montón de marcas que estos días ofrecen descuentos. Y si no hacen rebajas, tienen un apartado de Outlet en su página web donde encontrarás piezas de otras colecciones con precios realmente interesantes. Además, comprándoles a ellas te estarás llevando un 2×1: Un producto de alta calidad y las estarás ayudando a que puedan seguir con su negocio.

4. Pasa de las grandes cadenas

Evita, en la medida de lo que puedas, ir de rebajas a las multinacionales del ‘fast fashion’ porque tienes muchos números de acabar con cosas que ni quieres ni necesitas. Seguro que tienes un montón de tiendas de proximidad donde también hacen rebajas.

5. Pregúntate el origen de lo que quieres comprar

¿Está hecho aquí o en la otra punta del mundo? El origen importa porque cuanto más lejos haya sido hecho más CO2 habrá dejado en el medio ambiente para llegar hasta ti.

6. Elige calidad y pasa de la cantidad

Si ya estás cansada de prendas de mala calidad, que a los dos días se rompen y se deshacen, compra productos y prendas que utilicen materia prima de gran calidad.

7. Márcate un presupuesto y no lo sobrepases

Te puede sonar a tópico, pero las rebajas es una de las épocas del año donde más fundimos la tarjeta de crédito con cosas que, en el fondo, ni queremos ni necesitamos. Por eso, marcarte un presupuesto destinado a las rebajas te puede ayudar a no gastar de más.

8. ¿De verdad lo necesito?

Al igual que el Black Friday y el Ciber Monday, las rebajas nos impulsan a comprar de forma compulsiva. Si quieres frenar esta gula consumista, respira profundamente y antes de pasar por caja, hazte esta pregunta y sé honesta contigo en la respuesta.

9. Cuestiona el precio

Si vas de rebajas a una multinacional, pregúntate cómo pueden ofrecer esos descuentos y seguir ganando dinero. Es posible que en la otra punta del mundo haya alguien pagando un precio muy alto para que en occidente podamos vestirnos con prendas que valen 5€.

10. Entra en una tienda de segunda mano

Seguro que puedes encontrar tesoros que ni te imaginas. Además, estarás contribuyendo a reducir los residuos textiles del planeta y también a dar una nueva oportunidad a esas prendas que buscan un nuevo dueño.

Esperamos que con estos tips te animes a practicar unas rebajas conscientes, de proximidad y sostenibles. Si te ha gustado este artículo, te agradeceremos muchísimo que lo compartas en Instagram o en tu red social favorita para que pueda llegar a más consumidoras conscientes como tú. Esta es una revolución colectiva y tu complicidad es imprescindible para provocar este cambio.

¿Quieres descubrir marcas de proximidad?

En nuestro directorio tenemos muchas propuestas de sectores diferentes donde puedes practicar unas rebajas conscientes, sostenibles y de proximidad.

Leave a Reply