Skip to main content

En la era de Amazon, de las grandes cadenas de fast fashion, de los alquileres por las nubes y de la COVID-19, el comercio local lo tiene cada vez más complicado para sobrevivir. Si antes las calles del centro de nuestras ciudades estaban llenas de vida de establecimientos que contaban la historia de sus habitantes, desde hace años se han convertido en fotocopias las unas de las otras con tiendas que no representan a sus vecinos. Y, por desgracia, no parece que esta tendencia vaya a cambiar. Así que en este artículo queremos hablar de por qué apoyar el comercio local junto a tres tiendas que forman parte de nuestro directorio.

Qué es el comercio local

Tener un local a pie de calle y decidir levantar la persiana cada día actualmente es casi una filosofía de vida. Este es el caso Aseismanos, una concept store de productos propios y de otras marcas hechos a mano que se encuentra en Elche. Una de sus creadoras, Charo Roman, nos comparte qué es el comercio local para ella: “Mi familia siempre ha vivido del comercio. Mis abuelos, mis padres… Y he vivido de cerca los retos y transformaciones que ha sufrido. El comercio local para el comerciante es conocer a tus vecinos, es conocer a tu público de primera mano y sus necesidades, poder aconsejarles y sentirte parte de la comunidad, hacer barrio. Para los vecinos es tener a alguien a quién pedir consejo cuando quieren hacer una compra, la cercanía física del producto y también debería ser sentir que contribuyes a mejorar tu vecindario. Saber donde va a parar tu dinero y la vida de quién estás mejorando.”

Al final, se trata de construir vínculos entre los comerciantes y sus vecinos. Y es que uno de los puntos fuertes de las tiendas de barrio es el trato cercano y personalizado con los consumidores, a los que aconsejan en función de tus necesidades.

Por qué apoyar el comercio local

Practicar y apoyar el comercio de proximidad tiene una serie de beneficios directos en tu entorno. Y es que como consumidoras tenemos la capacidad de decidir cómo, dónde y a quién queremos apoyar con nuestro dinero cada vez que consumimos. Tú puedes decidir seguir perpetuando un sistema que genera desigualdades en la otra punta del mundo o bien apoyar a tus vecinos comerciantes para mantener vivo tu barrio y generar un impacto positivo a nivel social, económico y medio ambiental.

Cohesión social

“El comercio de proximidad crea más cohesión entre lxs miembrxs de una misma comunidad. Ayuda al mantenimiento de la economía local, fomenta la empatía y la solidaridad. En definitiva, crea sociedades más fuertes y cohesionadas, con mayor capacidad para actuar”, defiende Sandra Sarmiento de Ecometas, una tienda de ropa interior, baño y menstruación sostenible para mujeres en el barrio de Sant Antoni de Barcelona.

Mejora de los sistemas públicos

Consumir de forma local también tiene un beneficio en los sistemas públicos, como explica Carmela Serantes de la tienda online de productos sostenibles The Goood Shop: “Cuando elegimos productos fabricados cerca estamos haciendo que las personas con las que convivimos tengan un trabajo y la economía local se dinamiza. Además, estas empresas pagan sus impuestos aquí, por lo que estamos contribuyendo a tener unos mejores servicios públicos. Las calles se vuelven variadas e interesantes, en vez de lugares anónimos e uniformados con multinacionales”.

Dinamiza la vida de barrio

Nadie quiere vivir en un barrio fantasma, donde la mayoría de comercios están vacíos y las persianas bajadas. “Todos queremos que haya ambiente, tener todo tipo de negocios a mano cuando los necesitas. Y no quieres coger el coche y conducir hasta un centro comercial, o no puedes o quieres comprar online. Los negocios traen riqueza al barrio, y a fin de cuentas son tus vecinos y tú mismo quien se va a beneficiar de su progreso”, defienden desde Aseismanos.

El valor del trato humano

En la era de Amazon y la inmediatez, de las compras de hoy para hoy, el comercio de proximidad y las tiendas de barrio todavía tienen herramientas que los algoritmos no han conseguido plagiar. Como por ejemplo la experiencia, como la que practican en Ecometas: “Es fundamental optimizar la vivencia en tienda, la experiencia de entrar y disfrutar de un momento dedicado exclusivamente a ti, en el que nos vamos a conocer, te atenderé personalmente y te recomendaré las opciones más interesantes según lo que necesites. Sin prisas, sin presión. Con personalización y cariño. Muy slow”.

Tips para practicar el comercio de proximidad

Reflexionar sobre el tipo de emociones que nos despierta este consumo masivo y relámpago es clave para dejar de practicarlo. “La inmediatez y la velocidad no aportan felicidad, más bien todo lo contrario, estrés, ansiedad e insatisfacción. Elegir el comercio de barrio es bajar el ritmo y dar tiempo a las historias, dejar espacio para tener menos y mejor, para cultivar las relaciones, para tener en nuestra vida solo productos que nos hacen sentirnos orgullosas”, nos proponen desde The Goood Shop.

También, antes de lanzarte a la compra rápida y fácil a través de la red, “prueba primero a encontrar eso que necesitas cerca de ti, utiliza las guías locales, las redes sociales, los buscadores, pero prueba primero. Puede que encuentres un tesoro cerca de ti que ni sabías que existía. Ya tendrás tiempo de comprarlo en una gran superficie si no lo encuentras. Y si te ha gustado la experiencia, corre la voz, los pequeños no tenemos presupuestos para hacer grandes campañas, necesitamos que nos ayudes”, nos recomiendan desde Aseismanos.

Tiendas donde apoyar el comercio local

A parte de descubrir las tiendas que tienes en tu barrio y consumir en ellas, puedes empezar a practicar el comercio de proximidad en los establecimientos que encontrarás en el apartado de tiendas nuestro directorio. Todas ellas producen o venden productos de pequeñas marcas, hechos de forma local y artesanal. Son tiendas que se encuentran en Barcelona, Alcoy y Elche.

Si te ha gustado este artículo, ¡ayúdanos a que llegue a más gente compartiéndolo en las redes sociales! Tu ayuda es imprescindible en esta revolución coral por un consumo sostenible y de proximidad.

Leave a Reply