Skip to main content

En una sociedad que nos bombardea constantemente de forma masiva sobre comprar y acumular objetos, conseguir un cambio en el sistema de consumo pasa por educar también a los más pequeños de la casa en un consumo más responsable. Por eso, es importante hacerlo mientras son pequeños, plantando ya esas semillas del cambio que queremos ver en el futuro. Hoy reflexionamos junto a tres marcas de nuestro directorio cómo puedes hacerlo.

Ejemplo y pedagogía, el tándem ganador

Dicen que las niñas y niños son como esponjas. Por eso, generalmente reproducen aquello que han visto en casa. Desde la marca de juguetes infantiles Vetas y Virutas, Sonia y Álex –sus creadoras– tienen claro cuál debe ser el papel de las madres y padres para educarles en un consumo más responsable: “El ejemplo es el método más efectivo. Para ello debemos «deconstruirnos» a nosotras mismas en primera instancia. Establecer nuestros propios valores y límites y ser consecuentes en la toma de decisiones. Y no, no es fácil. Requiere esfuerzo y constancia como pasa en otros aspectos como la alimentación natural, el zero waste o la crianza respetuosa”.

También hacer mucha pedagogía es clave para conseguir, en un futuro, esta transformación, como afirma Narda de la firma de moda infantil Ab.Orígenes: “A través del valor y la necesidad real de las cosas. Y de explicar las veces que haga falta la importancia de no contribuir a la fabricación masiva”.

Cómo huir del ‘cuánto más mejor’

Pero en una sociedad consumista y capitalista como la actual, evitar tener la casa llena de juguetes u objetos de baja calidad y hechos en condiciones poco respetuosas con las personas y el planeta se convierte en una necesidad. Desde la firma de decoración infantil Tresxics, Susana Enrich, lo tiene claro: “Una caja de cartón da mucho más juego que cualquier otra cosa. Hay que apostar por juguetes u objetos que inviten a incentivar la creatividad como maderas, telas, cartones y pinturas”. Y es que para despertar el pensamiento crítico hay que darles herramientas a los más pequeños para impulsar la creatividad.

Mejor que nuevo

Fomentar el intercambio o la donación de juguetes también puede ser una buena alternativa para acabar con la compra compulsiva de objetos para los más pequeños. “Aceptamos de buen grado juguetes heredados, como coches de metal de su abuelo paterno o la colección de playmobils de un gran amigo nuestro. Intentamos que el «nuevo» no sea una característica a valorar de los objetos. Hubo una época que incluso hacíamos intercambios de juguetes por temporadas con otra familia de la escuela de Elliot”, aseguran desde Vetas y Virutas. Esta práctica hace que las niñas y niños le den más valor a aquellos objetos que alguien les entrega y se puedan trabajar aspectos como la durabilidad, el vínculo emocional, el cuidado, etc.

La alternativa a los productos de las multinacionales

Si el intercambio, las donaciones o comprar de segunda mano no es una opción, entonces entra en juego el compromiso con el territorio. Desde Tresxics saben cuál es la alternativa a los juguetes u objetos que proponen desde las grandes cadenas: Buscar marcas de proximidad, comprometidas con su entorno social y con el medio ambiente. Que ofrezcan productos de calidad y con los que te sientas identificada”. Por eso, desde su propio proyecto ofrecen “diseños neutros, tanto en colores como en formas; estimulamos un ambiente sin referentes comerciales, evocado a la naturaleza, que buscan esta interacción con los niños, para incentivar su complicidad y creatividad”.

Moda y juguetes comprometidos, con valores

Vestir a los más pequeños de la casa también puede ser toda una odisea, si se quiere apostar por un consumo sostenible y de proximidad. Por suerte, cada vez hay más marcas que ofrecen una alternativa respetuosa y con valores para ellos. “En mi caso trasmito el valor de la originalidad, de la exclusividad. Cada uno puede escoger cómo quiere su prenda, respetando el proceso y el uso de materiales que cuidan del planeta”, explica Narda de Ab.Orígenes.

Vetas y Virutas va más allá y, por eso, crean juguetes en madera que son “respetuosos con el desarrollo natural de la infancia. También apostamos por un proceso productivo que tenga el menor impacto negativo en el planeta durante su fabricación y distribución”.

Tres tips para educar a los más pequeños en un consumo responsable

Si te gustaría plantar hoy mismo semillas del cambio en las niñas y niños que te rodean, quizá estos tips te puedan venir bien:

  1. “Educarle para que sea crítico con los inputs externos de consumo y hábitos. Consciente del medio ambiente y empático con los demás”, nos proponen desde Tresxics.
  2. “Practica la limpieza de juguetes y donativos e invítales a que ellos mismos lo gestionen”, nos animan desde Ab-Orígenes.
  3. “Empezar a hacerlo por nosotras mismas: dar ejemplo. Fijar los objetivos desde nosotras hará que ell@s vayan asimilando en su día a día y su aprendizaje sea desde lo natural”, recomiendan desde Vetas y Virutas.

¿Tienes algún tip más que podamos añadir a esta lista? Déjalo en el apartado de comentarios de este artículo. Y si te ha gustado, ¡no te olvides de compartirlo!

Las marcas que han participado en este artículo forman parte del apartado de Infantil de nuestro directorio. Junto a ellas encontrarás muchas más que producen juguetes, objetos o complementos para los más pequeños de la casa de forma respetuosa. ¿Quieres conocerlas?

Leave a Reply