Skip to main content

Vivimos pegadas a una pantalla, sea la del móvil, la de la Tablet o la del ordenador. Los únicos movimientos que dominan a la perfección nuestros dedos y manos es el de deslizar hacia arriba o hacia abajo o bien para los lados. Eso sí, hemos ganado agilidad en los dedos, especialmente cuando tenemos un teclado delante. Por suerte, cada vez son más las personas que buscan un espacio de conexión más allá de la pantalla. De aquí que disciplinas como la cerámica artesanal estén en auge en los últimos años. Y es que construir un objeto con nuestras propias manos tiene beneficios para nuestra creatividad, pero también para nuestro bienestar mental.

Para hablar de ello, hoy contamos con dos marcas de cerámica de nuestro directorio.

Más allá de crear objetos

Esta disciplina es una expresión más de la creatividad artística. Para Vanessa Sánchez de Chibiricú, además, esta técnica le permite ir mucho más allá: “Reflexionar sobre la diversidad de los cuerpos de las mujeres y tratar la autoestima corporal”. Y es que todas sus creaciones tienen como protagonista el cuerpo femenino ya que con sus piezas, sus posturas, gestos y formas “busco transmitir mensajes de poder, fuerza, valentía y lucha.⁠⁠ Exploro la imagen de la mujer y reflexiono sobre mi autoestima corporal. Aprendo sobre feminismo y comparto toda la información que busco. No solo creo objetos de decoración”, asegura.

Para Débora López de Hago Ballenas la cerámica artesanal es “una manera de desconectar de la rutina, de crear objetos bonitos que me aportan felicidad y una manera de valorar más todo los procedimientos artesanales, porque no siempre sale todo bien a la primera”. Decidió dejarse seducir por esta disciplina cuando visitó la fábrica de porcelana Sargadelos, en Lugo, con más de 200 años de historia: “Me llamó tanto la atención que quise profundizar en esta forma de artesanía”. Ahora crea vasos, platos y vajillas para hacer embellecer nuestras comidas y cenas.

Cerámica artesanal, el nuevo mindfulness

Trabajar con las manos, ensuciarnos, dejarse llevar por el material, investigar… Son solo algunas de las cosas que podemos experimentar cuando jugamos a darle forma a un trozo de barro. Hay quien considera la cerámica artesanal el nuevo mindfulness. Y es que nos permite conectar con el aquí y el ahora, como explican desde Chibiricú: “La cerámica te obliga a tener foco y a estar presente en lo que haces. Realmente es una meditación porque debes tener atención plena y, en mi caso, con el torno, trabajo con mi respiración y el movimiento de mis manos”.

Pero la cerámica también tiene un “lado oscuro”, por decirlo de algún modo. Si tienes poca tolerancia a la frustración o lo tuyo no es la paciencia, es posible que te toque trabajarlas. “La cerámica no siempre te aporta esa relajación de la que tanto se habla, muchas veces llega a frustrar: un secado rápido o desigual de una pieza, una curva incorrecta de cocción o un esmalte incompatible con una pasta puede arruinar tus piezas. Es muy caprichosa y toda la química que la rodea tiene ese punto de sorpresa que hace que siempre sigas aprendiendo de ella”, advierten desde Hago Ballenas.

cerámica artesanal

Cómo saber si una pieza es artesanal o no

Igual que ha sucedido en otras disciplinas, la globalización ha llegado también a esta técnica. Lo que era una disciplina totalmente manual, también se ha industrializado, en algunos casos. Por eso, es importante saber cómo distinguir una pieza artesanal de otra que no lo es: “En la cerámica artesanal no vas a encontrar dos piezas completamente iguales y no van a ser perfectas. Encontrarás muescas, pequeñas marcas, diferencias en los esmaltes, entre otras cosas, que las hacen únicas, dando fe de que han sido trabajadas por unas manos artesanas. Esa es su singularidad y donde reside su valor”, explica Débora de Hago Ballenas.

Otra forma de evitar acabar con una pieza ‘made in la otra punta del mundo’ en casa es “buscar espacios donde sepas que se apuesta por la artesanía. Ver que detrás de una pieza hay un creador con nombre”, añade Vanessa de Chibiricú.

Tips para adentrarse en la cerámica artesanal

Si te gustaría empezar a crear con las manos, aquí van dos tips de nuestras especialistas en esta disciplina:

  1. “Entregarse al barro es una experiencia siempre gratificante. Estar en contacto con la materia es un momento de gozo. Es importante crear sin miedos y entregarte con pasión. Con disciplina, autenticidad y dedicación creo que se puede llegar a encontrar la identidad artística”, nos aconseja Vanessa.
  2. “Mucha paciencia y practicar el desapego”, nos recomienda Débora. Así no nos frustraremos cuando una pieza no salga como la habíamos imaginado.

Si este artículo sobre la cerámica artesanal te ha gustado, ¡compártelo para que más gente pueda leerlo!

En este artículo hemos contado con el testimonio de las marcas Chibiricú y Hago Ballenas. Las dos forman parte del apartado de Cerámica de nuestro directorio, junto a otras marcas que crean objetos de forma local y artesanal.

Leave a Reply